La circular 1/2016 de la Fiscalía General del Estado sobre los Planes de Compliance tras la reforma del Código Penal por la Ley Orgánica 1/2015 se encarga de recordar los requisitos del Compliance Penal y de establecer algunos criterios que se tendrán en cuenta para determinar la fuerza de un Plan de Cumplimiento o Compliance (y por tanto, su capacidad para eximir de responsabilidad penal a una empresa).

Requisitos del Compliance Penal

Los requisitos del Compliance Penal según el apartado 5 del artículo 31 bis del Código Penal son:

  1. Debe identificar las actividades con riesgo de comisión de delitos. 
  2. Tiene que definir procedimientos para los procesos de toma de decisiones y actuaciones ejecutivas.
  3. Es necesario disponer de modelos de gestión de los recursos financieros adecuados.
  4. Hay que establecer obligaciones de información y denuncias sobre riesgos e incumplimientos a los responsables de Compliance.
  5. Se debe prever un sistema disciplinario.
  6. Uno de los requisitos del Compliance Penal más importantes: el plan tiene que estar continuamente actualizado, ajustándose a todos los cambios organizativos, estructurales u operativos de la empresa.

No son unos requisitos sencillos, no estamos hablando de meros formalismos. Parece estar implícito en el propio artículo 31 bis, cuando habla de «adoptado y ejecutado con eficacia» «modelos de organización y gestión con medidas de vigilancia y control idóneas«, que los requisitos del Compliance Penal van más allá. En efecto, la circular de la Fiscalía General se encarga de recordarnos que un Plan de Compliance debe estar adaptado a la naturaleza, tamaño de la empresa y a los riesgos concretos de las operaciones y circunstancias de cada empresa. Además, el Plan de Compliance y todas las mediadas adoptadas deben deben expresar un compromiso corporativo real con el cumplimiento, así como tener un respaldo de la alta dirección de la compañía que promueva una verdadera cultura ética y de cumplimiento.

Para evitar las responsabilidades penales, la única manera de que un Plan de Compliance Penal pueda considerarse eficaz e idóneo es que sea un plan a medida de cada empresa.

El Compliance es un trabajo a medida y personalizado

Hemos asistido a un evento en el Ilustre Colegio de Abogados de Granada para conocer una herramienta que da soporte a los abogados para implantar planes de cumplimiento a sus clientes. En nuestra opinión, los servicios que presten profesionales y abogados compliance no pueden limitarse a meras formalidades. En esta reunión en Granada las impresiones sobre la implantación de un modelo Compliance Penal en empresas han sido que se trata de algo que apenas da trabajo, como mucho un par de trámites en una plataforma que lo automatiza todo. Esto puede mandar un mensaje equivocado a los clientes, puesto que implantar y desarrollar un Plan de Cumplimiento normativo en su empresa debe ser un trabajo minucioso y totalmente personalizado. Debe realizarse por profesionales especializados, que idealmente serán abogados con formación y experiencia en procesos empresariales, nuevas tecnologías, asesoría jurídica preventiva, evidencias jurídicas digitales, organización de empresas…

Nosotros disponemos de esa experiencia tras 10 años trabajando integrados en equipos jurídicos y directivos internos de empresas (y seguimos aprendiendo, por supuesto). Es un trabajo en el que hay analizar a fondo la organización y llegar a conocer las dinámicas internas de la empresa. Por tanto, para cumplir los requisitos del Compliance Penal es necesaria mucha dedicación. Por ejemplo, en un proyecto para un grupo empresarial con un volumen de negocio de 12 millones de euros y 250 trabajadores hemos invertido aproximadamente cincuenta horas de trabajo sólo en la fase de análisis y mapa de riesgos. Lógicamente, para un Plan de Cumplimiento de calidad, eficaz y personalizado hay que dedicar el tiempo suficiente (sólo así puede llegar a ser válido a ojos del Código Penal, no bastan un par de ratos rellenando formularios).

¿Sirve cualquier modelo de Compliance Penal?

Previsiblemente el mercado se inundará ahora de soluciones low cost para la implantación de Compliance. Incluso podemos llegar a ver ofertas de Compliance a coste cero (bonificable con la Fundación Tripartita, una práctica totalmente fraudulenta) tal como ocurrió con protección de datos y con prevención del blanqueo de capitales. Pero, tal como hemos comentado con los requisitos del Compliance Penal que tendrán en cuenta jueces y fiscales, el Compliance no se puede entender como un «quitamultas» para las empresas. Se trata de una oportunidad de contar con un respaldo jurídico en la organización, que además ayuda a desarrollar una empresa mejor y más sólida.

Nuestro despacho ofrece abogados expertos en Compliance, que cuentan con una formación multidisciplinar y cuentan con experiencia en consultoría jurídica y de negocio. Se trata de una figura complementaria al abogado penalista o general, y complementaria también a al asesor o auditor. Hemos encontrado un equilibrio que nos permite trabajar en colaboración con otros profesionales que nos llaman para ofrecer Compliance a sus clientes (por ejemplo, el abogado o asesor fiscal). También podemos actuar directamente con la empresa que quiere implantar un plan de cumplimiento. En ambos casos recomendamos contactar con nosotros para conocer todas las posibilidades sobre proyectos de Compliance. 

 

*Imagen: Viktor Hanacek. picjumbo.com